De cómo el tenor Morella le pidió a Mozart un aria más sencilla y este le escribió una obra maestra

Mozart estrenó el Don Giovanni un 29 de octubre de 1787 en el Teatro Estatal de Praga (Stavovské divadlo) para mayor celebración de su obra, que pocas veces en vida adulta acariciaría el honor y prestigio que allí le dispensaron. De todas formas, Praga no dejaba de ser una capital de segundo orden en el aspecto musical y Mozart, al igual que cualquier otro compositor de la época, deseaba desenvolverse en la primera categoría, la cual estaba ocupada por una sola ciudad de nombre Viena, hacia la cual desfilaban toda clase de perfiles ansiosos por triunfar en la música como quien a mediados del siglo XX se asomaba por Hollywood para eso mismo, algo que a fecha de hoy aún hace válido aquello de “quien tuvo retuvo”.

Representación del Don Giovanni de Mozart en el Teatro Estatal de Praga en 2016.
Función del Don Giovanni de Mozart en el Teatro Estatal de Praga en 2016.
Por las fechas del Don Giovanni Viena ya no le trataba con la deferencia que merecía, de la misma forma que el Mozart adulto necesitó convencer por segunda vez terminada su etapa de infante prodigio, Viena se presentaba como una enorme reválida a la cual el de Salzburgo bien concurría con abundancia de partituras a cual más tremenda, para desidia del jurado ocioso en tema y variaciones de factura más sencilla en lo musical.

En 1788 Mozart supervisó los preparativos del estreno de la ópera, la cual no obtendría el éxito dispensado en la capital de los territorios bohemios, pero que en cualquier caso sirvió para dar luz a material adicional, el cual bien aplaudimos. Curiosamente allí en Viena, la única en rango supremo, le esperaba en el papel de Don Ottavio un tenor de nombre Francesco Morella y de rango inferior, de ahí que sustituyó una de las arias originales en el acto segundo, “Il mio tesoro” por otra de recién composición unos días atrás titulada “Dalla sua pace” en el primer acto, la cual resulta más sencilla de interpretar.

Texto del cartel de la primera función en Viena del Don Giovanni el 7 de mayo de 1788.
Texto del cartel de la primera función en Viena del Don Giovanni el 7 de mayo de 1788, donde aparece el nombre de Francesco Morella como Don Ottavio.
Caprichoso el destino ha querido que “Il mio tesoro” sea una de las arias más apreciadas de toda la ópera en su versión de Praga, al tiempo que “Dalla sua pace” también comparte ese mismo honor en la versión de Viena. Sucede que la una o la otra, pero ambas es como que se solapan. Aún así es habitual en las producciones y grabaciones actuales incluir ambas haciendo uso de cierta imaginación, lo cual elogiamos.

El estreno en Viena aconteció un 7 de mayo de 1788 y Mozart compuso el aria “Dalla sua pace” dos semana antes, concretamente el 24 de abril, es decir, tal día como hoy hace 230 años, lo cual es buena excusa para recordarla. Por cierto, para entonces Mozart ya había dado vida a su diario personal de obras, en el cual iba anotando todas y cada una de sus composiciones, encontrando en la parte inferior del todo de las páginas 10 y 11 la anotación correspondiente a dicha aria, donde se observa con claridad la fecha indicada en la parte izquierda junto al resto de la información, acompañada en la derecha del incipit de la misma.

Entrada de Mozart en su diario de obras del aria “Dalla sua pace” para Francesco Morella, se trata de la última entrada en ambas páginas. 
Esta es la transcripción del texto:

Eine Arie zur Oper Don Giovanni in G dur für Mr. Morella. Dalla sua pace etc. 2 Violini, 1 Viole, 1 Flaute, 2 Oboe, 2 Corni, 2 Fagotti, e Baßi.

Y aquí está el aria interpretada en una función con escenografía de época, como debe ser:


Dalla sua pace la mia dipende;
Quel che a lei piace vita mi rende,
Quel che le incresce morte mi dà.
S'ella sospira, sospiro anch'io;
È mia quell'ira, quel pianto è mio;
E non ho bene, 
s'ella non l'ha.


De su paz depende la mía,
lo que le place me da vida,
lo que la hiere me da muerte.
Si ella suspira, suspiro también;
es mía su ira, su llanto es mío.
Y no tengo dicha 
si ella no la tiene.

A efectos de comparar amabas arias, aquí está también “Il mio tesoro” para el estreno de Praga:


Il mio tesoro intanto
Andate a consolar,
E del bel ciglio il pianto
Cercate di asciugar.
Ditele che i suoi torti
A vendicar io vado;
Che sol di stragi e morti
Nunzio vogl'io tornar.


A mi tesoro, en tanto,
id a consolar,
y de sus bellos ojos el llanto,
intentad enjugar.
Decidle que sus agravios
a vengar voy; y que sólo 
con el anuncio de muerte
he de regresar.