El motivo por el cual la obertura del “Orfeo” de Gluck no tiene relación ninguna con la música que sigue

Un aspecto singular del Orfeo de Gluck es que la sinfonía a modo de obertura que inicia la obra está en la tonalidad de do mayor y ofrece una sonoridad que nada tiene que ver con la atmósfera que sigue a continuación e la misma. De hecho el coro que viene a continuación ofrece un contraste mayúsculo respecto de la obertura.

La razón para ello la encontramos en la fecha que debía servir como estreno de la ópera, en este caso se trataba del cinco de octubre, justo el día siguiente de la onomástica del Emperador Leopoldo, de ahí lo festivo del evento, y por ello de ahí la necesidad de que la obertura situase los ánimos en esa tesitura. Lo mismo aplica al final feliz (lieto fine) de la ópera.

Primera página de una copia manuscrita del Orfeo de Gluck con la descripción de los personajes y los primeros compases de la obertura.
Primera página de una copia manuscrita del Orfeo de Gluck con la descripción de los personajes y los primeros compases de la obertura.
El conde Karl Johann Christian Graf von Zinzendorf (1739-1813), quien eventualmente aportaría datos interesantes en su diario desmintiendo que el día del funeral de Mozart lloviese, anotó que “la ópera estaba llena, la música ha sido divina y profunda y la puesta en escena muy bella”, al mismo tiempo también tuvo algunas críticas tales como “falta de unidad en la obra”, así como “falta de relación entre los atuendos y la escenografía”. Lo curioso es que algunas de las críticas que a fecha de hoy se mencionan respecto del Orfeo de Gluck -podríamos añadir el ballet final- ya estaban presentes en la época.

Karl Johann Christian Graf von Zinzendorf (1739-1813).
Karl Johann Christian Graf von Zinzendorf (1739-1813).
Y como última curiosidad indicar que al día siguiente del estreno, el 6 de octubre, casualmente un joven Mozart de seis años, acompañado por su padre Leopoldo, llegaban a Viena.

Para que puedas verificar la absoluta falta de acuerdo entre obertura y todo lo que viene a continuación, aquí te traigo una representación completa de la ópera, del año 2013, a cargo del Collegium Vocale 1704 junto al Collegium 1704, bajo la dirección de Vaclav Luks, con una maravillosa escenografía que te transportará de cabeza al estreno vienés. Incluso los músicos de la orquesta van ataviados con atuendos de época. ¡Imposible que te lo pierdas!