En un lugar de Bohemia aún hoy encontramos la casa natal de Leopold Koželuch y nadie lo diría

Las casas natales que vieron venir al mundo a ilustres compositores, así como otras viviendas en las cuales desarrollaron su actividad creativa, es habitual que se conviertan en lugares de peregrinaje, encuentro y, si la situación resulta propicia, incluso un museo bien puede alzarse a la memoria digna de elogio.

Como gran ejemplo de ello tenemos la casa natal de Mozart en Salzburgo, la cual es a fecha de hoy epicentro de febril actividad a nivel de museo, conciertos y negocios varios, sólo faltaría. Ya en Viena el salzburgués habitó todo un rosario de viviendas de las cuales algunas existen a fecha de hoy mientras que otras fueron feneciendo a medida que acumulaban años, que nada es eterno en esta vida, empezando por la vida misma.

Fue ahí en Viena donde trabó relación profesional con Leopold Koželuch (1747–1818), nacido en Velvary, por aquel entonces Bohemia y ahora la República Checa, por cuanto pretender que uncieron amistad sería pretender demasiado, aunque todo sería posible si pudiéramos acceder a las actas de todo lo que hablaron entre sí, que obviamente no existen pero se entiende a qué me refiero. Sabemos acerca de aquello que podemos iluminar, nada más.

Leopold Koželuch (1747–1818) por W. Ridley.
Leopold Koželuch (1747–1818) por W. Ridley.
Koželuch en los tiempos que corren está como olvidado a pesar de haber sido un compositor ciertamente competente, que incluso progresó como empresario en el ámbito del negocio que suponía la edición musical. El propio Mozart le confió la publicación de alguna de sus partituras, lo cual dice bastante de ambos respecto del otro. Hoy en día en Mozart todo se revela extraordinario mientras que en Koželuch todo se sombrea como ordinario. Sus casas natales reflejan eso mismo.

Particella del tercer movimiento del primer violín del Concierto para Piano núm. 5, en mi bemol mayor, el cual se incluye en el segundo de los vídeos más abajo.
Particella del tercer movimiento del primer violín del Concierto para Piano núm. 5, en mi bemol mayor, el cual se incluye en el segundo de los vídeos más abajo.
Aquí os presente la casa natal de Koželuch en la visión de calle de los Mapas Google para que podáis dejaros sugestionar por su entorno y circunstancias, esas que le llevaron a crear una música que si bien no está a la altura de la obrada por Mozart -nadie puede llegar ahí- lo cierto es que si uno se distrae un momento o dos, bien puede confundir por instantes al Bohemio por el salzburgués o por un Haydn, que también trabó relación con nuestro protagonista.

Casa natal de Leopold Koželuch en Velvary, Región de Bohemia (República Checa).
Casa natal de Leopold Koželuch en Velvary, Región de Bohemia (República Checa).



La casa de Koželuch es la que está justo detrás de la señal de tráfico, la cual a su vez tapa ligeramente la placa azul indicando a quién vio nacer semejante hogar. Si la vivienda de Koželuch te dice poco o nada, aquí te dejo dos obras las cuales se deben escuchar y revisar con cierta frecuencia. Para empezar su Sinfonía en sol menor, P. I:5 (1787) [el título del vídeo indica por error sol mayor]. No te pierdas el Adagio, estás avisado.


Y luego aquí tienes este Concierto para Piano núm. 5, en mi bemol mayor, P.IV:5 (1784/1785), el cual te lo puedes administrar en su totalidad, aunque será conveniente escuchar el último movimiento (empieza hacia 21m35s) que muy probablemente te recordará a Mozart. Nota: Las portadas de ambos vídeos sin iguales, cada uno contiene la música anunciada.