Y dado que Handel compuso mucho más que El Mesías, en el 276 aniversario de su estreno, recordamos los Himnos Chandos

Tal día como hoy, un 13 de abril de 1742, se estrenaba en Dublín una obra que pasaría pronto a formar parte de lo más excelso, magnífico y fastuoso jamás compuesto. Y quizá por ello Haendel es un caso singular en la historia  de la música, por cuánto fue un compositor absolutamente prolífico el cual trabajo prácticamente todos los géneros de su época, incluyendo ópera, oratorios, cantatas, conciertos, y un largo etcétera, obteniendo además excelentes resultados en todos y cada uno de los géneros que ensayo. Y a pesar ello, resulta curioso que a fecha de hoy, todavía a estas alturas, su reconocimiento y fama residen básicamente en una obra y, en particular, dentro de esa obra en un coro, obviamente estamos hablando del coro “Aleluya” del oratorio El Mesías. ¿Qué habría sucedido si Handel no hubiese compuesto ese coro?

Handel en su época de compositor residente en Cannons (1717-1719), residencia ubicada en Middlesex, propiedad de James Brydges, primer duque de Chandos (1673-1744).
Handel en su época de compositor residente en Cannons (1717-1719), residencia ubicada en Middlesex, propiedad de James Brydges, primer duque de Chandos (1673-1744).
Su música de juventud en Italia se ha ido recuperando en los últimos años por sellos como Glossa y Brilliant Classics, disponemos cada vez más de grabaciones que recorren las cantatas que compuso en Roma, así como otras muchas piezas vocales entre las cuales se descubren una y otra vez auténticos tesoros musicales.

Sin embargo me resulta llamativo qué por ejemplo una obra como los Himnos Chandos (Chandos Anthems, aunque de forma más reciente se están rebautizando como Cannons Anthems)  haya sido grabada a modo de integral una sola vez, encontrando grabaciones adicionales de algunos himnos. Ahora bien, la única integral disponible a cargo de Harry Christophers y su conjunto The Sixteen es deliciosa.

Integral de los Himnos Chandos (1-11, en cuatro cd) a cargo de Harry Christophers y su conjunto The Sixteen.

Grabación del sello Naxos donde encontramos varias obras corales compuestas por Handel durante su juventud una vez llegado a Londres para la Capilla Real. Por cierto, en este cd grabado unos veinte años después de la integral de los Himnos Chandos, también aparece el contratenor James Bowman.
Grabación del sello Naxos donde encontramos varias obras corales compuestas por Handel durante su juventud una vez llegado a Londres para la Capilla Real. Por cierto, en este cd grabado unos veinte años después de la integral de los Himnos Chandos, también aparece el contratenor James Bowman.
Y por ello y como quien no quiere la cosa, aprovechamos tan señalada fecha como es el aniversario de El Mesías para recordar los Himnos Chandos y en particular el núm. 7, “My Song Shall Be Alway” (HWV 252, 1717/1718), que bien podría ser cualquier otro porque todos resultan excelente, pero este ya servirá de entrada. Hacia la mitad (13m21s) está el coro “Righteousness and equity”, el cual bien se deberá escuchar y revisar varias veces, aunque bueno será escuchar el himno entero, al igual que todos los demás, para lo cual se puede utilizar esta lista de reproducción en YouTube.