La cantata de Bach que termina diciendo “Chorale segue”, al tiempo que la siguiente página de la partitura está en blanco

Entre las cantatas de Bach para ayer domingo de Pentecostés se encuentra la cantata “Wer mich liebet, der wird mein Wort halten” BWV 59, escrita en Leipzig en 1723/24, presenta una estructura singular por cuanto consta de las siguientes partes: 1. Dueto (Soprano y Bajo), 2. Recitativo (Soprano), 3. Coral, 4. Aria (Bajo), y en principio ahí termina, lo cual es llamativo por lo inusual de finalizar una cantata con un aria en lugar de un número coral.

Sin embargo resulta intrigante una inscripción que encontramos justo al final de la parte de bajo en el aria indicada, la cual dice “Chorale segue”, de tal forma que se supone que efectivamente debe terminar la cantata con una coral como es costumbre, aunque al mismo tiempo no se aporta ningún dato que permita determinar qué texto y música deben emplearse, de tal forma que las opciones están abiertas.

Inscripción “Chorale Segue” al final de la parte de Bajo en la cantata de Bach “Wer mich liebet, der wird mein Wort halten” BWV 59.
Inscripción “Chorale Segue” al final del aria de la parte de bajo
en la cantata de Bach “Wer mich liebet, der wird mein Wort halten” BWV 59.
Algunas grabaciones discográficas optan por finalizar la cantata con el aria, a modo de ejemplo están Helmuth Rilling y Pieter Jan Leusink, por su parte Gardiner y Koppman aceptan como opción plausible utilizar la tercera estrofa del himno luterano “Komm, Heiliger Geist, Herre Gott” en el cual está basada la pieza. La primera estrofa -de autor anónimo- es la que aparece en la coral del tercer movimiento, mientras que la segunda y tercera estrofas son de Lutero. Para completar el puzzle se reutiliza la música de la coral inicial en la que cierra la cantata.


Vídeo: Tercer movimiento de la cantata BWV 59, 3. “Komm, Heiliger Geist, Herre Gott,”, la música del cual es utiliza de nuevo en la coral que se supone debe añadirse al final de la cantata con el texto procedente del himno “Komm, Heiliger Geist, Herre Gott”.

También se han propuestos otras opciones tales como utilizar el himno “Erhalt uns, Herr, bei deinem Wort” de Lutero (con estrofas añadidas de Justus Jonas), en este caso se trataría de la tercera estrofa, atribuida al primero de los autores.