La segunda parte de “Una cosa rara” de Martín y Soler a la que asistió Mozart resultó ser una ópera de Schikaneder y Schack

En una de sus cartas a Constanza comenta Mozart que el día anterior había acudido a la ópera a presenciar la “segunda parte” de “Una cosa Rara”, la ópera compuesta por el español Vicente Martín y Soler (1754-1810), lo cual aprovecho para señalar algunas curiosidades.

Por un lado recordar que fue esa misma ópera, “Cosa rara” como la nombra el propio Mozart la que en su día barrió del escenario el Fígaro del salzburgués, el cual se había estrenado el primero de mayo de 1786, para después sumar un total de nueve funciones, muy lejos de las decenas que más tarde conseguiría con La Flauta Mágica. Por aquel entonces Figaro vio cómo desaparecía definitivamente del cartel un 17 noviembre de 1786, arrinconada por la novedad de Martín y Soler, que llegaría a contar nada menos que 78 funciones, exactamente ocho veces las de Fígaro.

Vicente Martín y Soler (1754-1810).
Vicente Martín y Soler (1754-1810).
Por otro lado, así de entrada al leer la carta me resultó llamativo que Mozart hablara de una “segunda parte”, siendo mi primera interpretación algo así como “segundo acto”, lo cual no dejaba de resultar poco o nada convincente dado que no entendía qué motivos podían llevarle a llegar tarde a la ópera, lo cual no indica que sucediera.

De ahí que una segunda lectura dotada de contexto ampliado, algo así como notas a pie de página, aclara que por “segunda parte” Mozart se refiere a otra ópera completamente diferente, en este caso incluso de otro compositor, de hecho más de uno, que por motivos del argumento continuaría allí donde terminada “Una Cosa Rara”, pero eso es todo.

En concreto la ópera que presenció Mozart el día anterior había sido “Der Fall ist noch weit seltner”, obra estrenada un 10 de mayo de 1790 -hace hoy 228 años- y firmada por dos compañeros y amigos de Mozart, tales como Emanuel Schikaneder (1751-1812) y Benedikt Schack (1758-1826), el primero autor también del libreto de La Flauta Mágica y el segundo la primera persona en dar vida a Tamino en el estreno de dicha ópera, el 30 de septiembre de 1791, junto a Anna Gottlieb como Pamina. Una fuente documental de 1815 indica que Benedikt Schack habría cantado el papel de Tamino un total de 116 veces, al tiempo que dadas sus excelentes cualidades como flautista, se dice que él mismo habría tocado los inolvidables solos de flauta que subrayan la obra.

Imagen publicada en el “Allmanach para los amantes del teatro para el año 1791”, que muestra la compañía de teatro de Emanuel Schikaneder interpretando la escena "O Anton du bist mein" del singspiel “Die zween Anton (or Die beiden Antons)“ de Benedikt Schack. De izquierda a derecha: Barbara Gerl (Liesel), (silueta oscurecida), Josepha Hofer (condesa Josefa), Johann Nouseul (Graf von Dorn), Benedikt Schack (Anton Redlich), Franz Gerl (Redlich), Emanuel Schikaneder (Anton) Jakob Haibel (Conde Fritz von Dorn).
Imagen publicada en el “Allmanach para los amantes del teatro para el año 1791”, que muestra la compañía de teatro de Emanuel Schikaneder interpretando la escena "O Anton du bist mein" del singspiel “Die zween Anton (or Die beiden Antons)“ de Benedikt Schack. De izquierda a derecha: Barbara Gerl (Liesel), (silueta oscurecida), Josepha Hofer (condesa Josefa), Johann Nouseul (Graf von Dorn), Benedikt Schack (Anton Redlich), Franz Gerl (Redlich), Emanuel Schikaneder (Anton) Jakob Haibel (Conde Fritz von Dorn).
También en esa misma carta dice Mozart que la ópera “Der Fall ist noch weit seltner” en cualquier caso no le había gustado tanto como otra anterior, la cual nombra diciendo “Die Antons”, que se trata de la ópera titulada “Der dumme Gärtner oder Die Beiden Antons”, escrita por Benedikt Schack, en la cual encontramos un aria que alcanzó notable celebridad en su momento, algo que se traducía en manos de otros compositores en una suerte de tema y variaciones.

8 Variaciones sobre on “Ein Weib ist das herrlichste Ding”, de Mozart (1791).
8 Variaciones sobre on “Ein Weib ist das herrlichste Ding”, de Mozart (1791).
El aria se titula “Ein Weib ist das herrlichste Ding” y el propio Mozart escribió un conjunto de ocho variaciones, Kv. 613, las cuales bien podemos escuchar a continuación, que si bien se trata de una obra sin mayor trascendencia, forma parte en cualquier caso de ese mundo operístico en el que Mozart se movía de forma habitual, con numerosas partituras semi-amateur y pastiches varios, de los cuales poco o nada recordamos hoy, excepto lo que sigue como un sencillo aperitivo, por cuanto hay más y ya lo iremos presentando:


Variaciones en fa mayor, Kv. 613 (extractos)
Wolfgang Amadeus Mozart (1756--1791)
-
Michael Tsalka 
The Metropolitan Museum of Art, Agosto de 2012