La Sinfónica de Asheville necesita que respondas dos preguntas para seleccionar a su nuevo director musical

La Sinfónica de Asheville presta servicio a quienes habitan la zona oriental de Carolina del Norte. Fundada en 1960, en sus comienzos todos los músicos eran voluntarios y carecían de un director titular. Durante la década siguiente las cosas cambiaron y fue posible contratar tanto intérpretes como directores, al tiempo que se fue añadiendo un variado de conjuntos corales y de estudiantes, mientras trasladaban los conciertos de las habituales escuelas e iglesias a auditorios.

En 1977 el presupuesto de la orquesta era de $40000, a fecha de hoy es de $1.2 millones y la orquesta tiene en plantilla entre 80-100 miembros. Desde la primavera de 2016 están avanzando un proceso de selección para designar al nuevo director titular, para el cual recibieron 400 solicitudes que el comité designado cribó en los seis finalistas que compiten por el puesto, para lo cual cada uno de ellos ha sido invitado a dirigir un concierto y clase magistral. El nuncio del nuevo director se espera para mediados de este año.

Cartel de la Asheville Symphony donde anuncian los conciertos para seleccionar al nuevo director musical entre los seis finalistas.
Cartel de la Asheville Symphony donde anuncian los conciertos
para seleccionar al nuevo director musical entre los seis finalistas.
El aspecto interesante es la manera en cómo están solicitando ayuda de la propia comunidad, algo bastante habitual allí en el otro lado del océano por cuanto de ahí procede en gran medida la financiación. El comité de selección ha decidido completar sus diligencias propias con otras tales como realizar un breve encuesta a todos los que deseen participar en la misma a través de Internet, la cual sólo consta de dos preguntas:
  1. ¿A cuántos conciertos de Asheville Symphony Orchestra asistió en la temporada 2017-2018 (septiembre de 2017 - mayo de 2018)?
  2. Utilice el espacio siguiente para compartir sus ideas sobre nuestra búsqueda de un director musical. ¿Qué candidato(s) ofreció los conciertos más memorables? ¿Quién te hizo levantar en ovación? ¿Quién crees que debería ser nuestro próximo Director de Música?
Así de sencillo. Para el comité está claro que la música como arte tiene eso de intangible, una suerte de je ne sais quoi que desafía explicación racional y remite a los sentidos. De ahí que junto a un detallado examen del curriculum, así como las pertinentes pruebas a evaluar por expertos musicales, con acierto deciden acompañar su búsqueda con la ayuda de quienes fueron, tomaron asiento y se emocionaron. De alguna forma, esa es una de las definiciones de lo que llamamos arte.

Vía: Asheville Symphony.