Recordando a Hans Schmidt-Isserstedt en el Preludio y Muerte de amor de Wagner, así como en Mozart y Beethoven

De entre los grandes directores del siglo XX, Hans Schmidt-Isserstedt (1900–1973) se haya entre aquellos que quizá se han deslizado de forma un tanto inadvertida hacia cierto olvido, a lo cual ha contribuido el hecho de que un notable parte de sus grabaciones ha estado descatalogada durante lustros.

Hans Schmidt-Isserstedt (1900–1973).
Hans Schmidt-Isserstedt (1900–1973).
Fue el fundador de la Orquesta Sinfónica de la NDR en 1945 (a fecha de hoy se hace llamar Orquesta NDR de la Filarmónica del Elba) y principal director hasta 1971, interesante señalar que entre 1991-1994 su director fue John Eliot Gardiner y desde 2011 el cargo lo ocupa Thomas Hengelbrock, siendo el resto de directores Atzmon, Tennstedt, Wand, Blomstedt, Eschenbach y Dohnányi.

También fue el principal director de la Real Orquesta Filarmónica de Estocolmo ente 1955-1964, entre sus sucesores están Dorati y Andrew Davis, por su aparte entre quienes le precedieron destacar a Václav Talich. A fecha de hoy el puesto lo ocupa desde 2008 Sakari Oramo.

Una de sus pasiones que le recorrió toda la vida fue la música de Mozart, del cual llevo a las salas de concierto y escenarios numerosas obras, incluyendo óperas de juventud como “Idomeneo” y “La finta giardiniera”, publicada está última en su día por Philips y cantada en alemán (incluida en la colección de las obras completas de Mozart publicada por Philips en 1991), así como sinfonías y conciertos para piano con Ashkenazy como solista, en este último caso está disponible en Decca la grabación de los conciertos núm. 20 y 6, resulta singular el emparejamiento del que quizá es el más logrado concierto para piano de Mozart -ya para quien esto escribe de la historia- con una obra ciertamente más desconocida, en lugar de optar por los habituales conciertos del 17 en adelante, más los número 9 y 12.

Grabación de “La finta giardiniera” en la versión alemana “Die Gärtnerin aus Liebe”, bajo la dirección de Hans Schmidt-Isserstedt, en el sello Philips.
Grabación de “La finta giardiniera” en la versión alemana “Die Gärtnerin aus Liebe”, bajo la dirección de Hans Schmidt-Isserstedt, en el sello Philips.
Si bien la interpretación de Mozart a fecha de hoy me resulta casi imprescindible que sea mediante instrumentos de época y criterio histórico, su versión del concierto en re menor con Ashkenazy y la Orquesta Sinfónica de Londres me recuerda a la de Abbado con Serkin y esa misma orquesta, quizá por esto último, aunque tiene una atmósfera similar subrayando en ambas versiones los aspectos dramáticos de la partitura, resultando el movimiento central de una estética más romántica en el caso de Ashkenazy frente a Serkin. Un añadido muy favorable es que la cadencia del primer movimiento, en ausencia de las originales de Mozart no conservadas, es la que escribió Beethoven, la cual prefiero por proximidad histórica a cualquier especulación contemporánea.

Grabación de los conciertos para piano núms. 20 y 6 de Mozart por Hans Schmidt-Isserstedt y Vladimir Ashkenazy, en el sello Decca.
Grabación de los conciertos para piano núms. 20 y 6 de Mozart por Hans Schmidt-Isserstedt y Vladimir Ashkenazy, en el sello Decca.
Por otra parte sus grabaciones de las sinfonías de Beethoven, junto a los conciertos para piano, el de violín algunas oberturas representan un contraste tremendo a la interpretación historicista en el mejor sentido. De hecho su obertura “Egmont” presenta a un Filarmónica de Viena en uno de sus mejores momentos y abunda en esa tradición germana, serena y pausada, el tiempo que profunda y circunspecta, de la cual bien podría señalarse como heredero en su momento a Kurt Masur y la Orquesta del Gewandhaus de Leipzig. A modo de ejemplo, el Allegreto de la séptima sinfonía Karajan lo resuelve en menos de ocho minutos en su última grabación en digital, por su parte Schmidt-Isserstedt requiere algo más de diez minutos, Masur se queda en medio de ambos.

Se ha indicado antes que suya es la grabación en alemán de “La finta giardiniera” (Die Gärtnerin aus Liebe) incluida en la conocida como “The Complete Mozart Edition”, compuesta por 180 CD distribuidos en 45 volúmenes presentada en 1991 para conmemorar el bicentenario de la muerte del compositor. Se da la circunstancia de que el hijo de Schmidt-Isserstedt, Erik Smith, desarrolló su carrera como productor discográfico primero en Decca, donde trabajó con John Culshaw -inolvidable su spilberiano Nibelungo bajo la batuta de Solti- para luego fichar por Philips, de tal suerte que fue su propio hijo el encargado de elaborar la integral Mozart y no sorprende por lo tanto la inclusión de obras grabadas por su padre. De igual forma el propio Erik Smith se encargó de completar algunas de las partituras que Mozart había dejado en forma fragmentaria, las cuales se encuentran en los volúmenes 17 (“Theatre and ballet music – Rarities and surprises”) y 45 (“Rarities & Surprises”).

Hans Schmidt-Isserstedt no ha disfrutado de una estatura pública similar a la de su otro gran contemporáneo como fue Karajan, estamos ante dos personalidades casi opuestas y lo cierto es que quien se asome al vasto catálogo discográfico del alemán descubrirá a un director del mismo nivel que cualquiera de los nombres más recordados de la dirección del siglo XX.


Richard Wagner
Tristan und Isolde: Prelude and Liebestod 
Orchestre National de l'ORTF
Hans Schmidt-Isserstedt