Recordando a Leopoldo Mozart mientras entonamos el Cántico de Zacarías a su beata memoria

Leopoldo Mozart es conocido en esencia por ser el padre y principal profesor -en todas las materias- de Wolfgang, al tiempo que se olvida todo lo demás. En particular estamos hablando de su vida antes de 1756, cuando nació Wolfgang, la cual es interesante y está nutrida de hechos relevantes, como por ejemplo su participación como cantante y actor en obras de teatro durante sus estudios de secundaria, que luego continuaría con otros en filosofía y jurisprudencia en la Universidad Benedictina de Salzburgo en 1737, para ser expulsado de la misma dos años después por  falta de asistencia e interés, aunque para entonces ya tenía el título de filosofía.

Retrato de Leopoldo Mozart (1719-1787) de fecha desconocida, atribuido a Pietro Antonio Lorenzoni (1721-1782).
Retrato de Leopoldo Mozart (1719-1787) de fecha desconocida, atribuido a Pietro Antonio Lorenzoni (1721-1782).
En 1743 estaba como cuarto violín de la orquesta de la corte al servicio del Arzobispo de Salzburgo Leopold Anton Freiherr von Firmian (1679–1744), el cual precedió en el cargo a los dos arzobispos que marcarían de forma más conocida el quehacer diario del padre e hijo en Salzburgo. En esa época Leopoldo compuso varias cantatas alemanas y para 1758 ya era segundo violín, obteniendo en 1763 el puesto de vicemaestro de capillla, siendo por aquel entonces hasta poco antes Johann Ernst Eberlin (1702-1762) el maestro de capilla, quien sería sucedido en el cargo por Giuseppe Francesco Lolli (1763-1778), y luego por Domenico Fischietti (1725-1810), Giacomo Rust (1741-1786) y finalmente Luigi Gatti (1740-1817).

Es decir, una y otra vez Leopoldo vio como sus opciones de alzarse con el puesto de maestro de capilla se escurrían en beneficio de los italianos. Interesante observar que los dos últimos, nombrados para el cargo por el muy conocido arzobispo Hieronymus von Colloredo (1732–1812), además de italianos eran bastante más jóvenes que Leopoldo, hecho que tal como relata Mozart en una carta al padre Martini en Bolonia ofrecía un panorama profesional en Salzburgo cuestionable en cuanto a su padre en cierta mediada a él mismo. Mozart deja bien claro en esa carta que Colloredo consideraba a Leopoldo demasiado mayor y por lo tanto anticuado.

Johann Adolph Hasse (1699-1783) fue una de las muchas personalidades que los Mozart visitaron en sus viajes por Italia, quien en una carta hablaba de Leopoldo indicando su carácter un tanto fastidioso y la manera que tenía de encumbrar al hijo por encima de todo, al tiempo que reconocía t celebraba su enorme labor con Wolfgang en cuanto a su educación general.

De su obra musical una parte considerable a fecha de hoy se considera perdida, lo cual incluye la mayoría de sus serenatas (sólo se conserva una de 30), así com obras para la escena y oratorios. De todas formas han resistido el paso del tiempo numerosas sinfonías, obras de cámara y para teclado, así como partituras religiosas incluyendo numerosas misas, letanías y ofertorios. Su tratado para violín Versuch einer gründlichen Violinschule (1756) sigue siendo un clásico a fecha de hoy, el cual aún se utiliza como libro de texto.

Tratado “Versuch einer gründlichen Violinschule” (en español, “Tratado completo sobre la técnica del violín”, más conocido como “Escuela de violín”), de Leopoldo Mozart, publicado en 1756.
Tratado “Versuch einer gründlichen Violinschule” (en español, “Tratado completo sobre la técnica del violín”, más conocido como “Escuela de violín”), de Leopoldo Mozart, publicado en 1756.
Después de que Wolfgang tomara residencia definitiva en Viena la relación entre padre e hijo se fue distanciando, lo cual no impidió una visita a Viena en 1785, durante la cual pudo escuchar el recién compuesto Concierto para Piano núm. 20 en re menor, Kv. 466, del cual sólo tuvo palabras de admiración en una carta a su hija Nannerl en Salzburgo. Tras años intentando asegurar un puesto musical en alguna corte europea para su hijo, Leopoldo pudo en cualquier caso presenciar en primera persona el triunfo vienés de Wolfgang.

Al igual que hoy, fue un lunes, 28 de mayo de 1787, hace ahora 231 años, Leopoldo Mozart dejaba estaba mundo a la edad de 67 años. Y para conmemorar tan señalada fecha y admirar a quien se entregó con tanta dedicación a su hijo, para mayor gloria de todos nosotros, vamos a escuchar con nobleza y casta dignidad el Benedictus (también llamado Cántico de Zacarías) de su Missa Solemnis en do mayor, interpretada en un templo religioso, como debe ser.