Recordando a Walter Susskind en el Concierto para Violín de Max Bruch con Christian Ferras

Walter Susskind (1913-1980) nos dejó un 25 de marzo, para entonces hacía tiempo que residía en Estados Unidos, siendo su última ubicación Berkeley, en California. Su muerte por aquel entonces pasó en gran medida desapercibida para la mayoría de los grandes medios de comunicación allí en su patria de adopción, lo cual poco o nada se corresponde con su abundante legado discográfico -más de 200 grabaciones- así como la extensa lista de orquestas que dirigió, comenzando por la Orquesta Nacional Escocesa y Sinfónica de Victoria en Australia, para luego debutar en Estados Unidos con la Sinfónica de San Luís.

Previamente a todo ello había sido asistente de George Szell en la Ópera Alemana en su nativa ciudad de Praga, hasta que en 1938 emigró al Reino Unido para, entre otros, grabar con la recién creada Orquesta Filarmonía.

Walter Susskind (1913-1980).
Walter Susskind (1913-1980).
Fue en San Luís donde Susskind se hizo acompañar de un joven asistente por aquel entonces de sólo 24 años y de nombre Leonard Slatkin, al cual trató con toda la dedicación posible para asegurarle el futuro, empeño en el cual rebasó todas las expectativas. Como pianista ofreció conciertos acompañado de la Orquesta Sinfónica de Toronto interpretando de forma habitual conciertos de Mozart.

Su profesores fueron Josef Suk y Karel Hába en composición musical, así como Karel Hoffmeister en piano, en todos los casos en el Conservatorio de Praga. Muchos años después el propio Susskind añadiría la faceta de profesor a la dedirector y pianosta, aceptando una plaza en la Universidad del Sur de Illinois (1968–75). Su obra musical se compone de piezas en géneros incluyendo instrumental, cámara, sinfónico e incluso bandas sonoras.

En el 105 aniversario de su nacimiento vamos a escuchar el Concierto para Violín op. 26 de Max Bruch (1938-1920), con Christian Ferras (1933-1982) como solista.