Zachow fue el maestro de Händel al que casi sucede Bach en Halle, aunque al final se limitó a templar el órgano

A Friedrich Wilhelm Zachow (1663-1712) se le recuerda en particular por ser el primer maestro de Händel y probablemente el único. Cuando Zachow abandonó para siempre lo mundano su puesto como organista en Halle quedó vacante cierto tiempo mientras un fabuloso órgano con 36 registros era construido. Como no podía ser de otra forma el joven Bach fue convocado a probar el instrumento y emitir juicio, siendo el resultado que Bach dictaminó que el órgano era practicable y aprovechando la oportunidad se ofrecía para ser el sucesor de Zachow. Le fue pedido como examen escribir una cantata, lo cual hizo.

Retrato de Bach, a partir de Hausmann, Museo Bach, Eisenach.
Retrato de Bach, a partir de Hausmann, Museo Bach, Eisenach.
De vuelta a Weimar y al investigar un poco más sobre las condiciones del puesto en Halle, descubrió para su ingrata sorpresa que los emolumentos a percibir no alcanzaban la cifra que él imaginaba, de tal suerte que dio portazo. En Halle no sentó bien y le acusaron de haberles utilizado para mejorar sus condiciones en Weimar (algo similar habría hecho Telemann cuando optó al puesto de Kantor en Leipzig, el cual finalmente sería para Bach después de que Telemann lo obtuviera y declinara todo en uno al obtener un aumento en Hamburgo, su única motivación para optar al de Leipzig.)

Bach, “Vom Himmel kam der Engel Schar” (Orgelbüchlein), BWV 607.
Bach, “Vom Himmel kam der Engel Schar” (Orgelbüchlein), BWV 607.
Sin embargo Bach se defendió argumentando que no había mareado la perdiz en ningún momento con espurias intenciones y finalmente la gente de Halle acepto reconciliación hasta el punto de que fue invitado tiempo después a la solemne inauguración del órgano, un 3 de mayo de 1716, junto a Kuhnau y Rolle. De hecho incluso conservamos la carta que Bach remitió a Halle agradeciendo el detalle y confirmando su asistencia:
“Muy Noble y Particularmente Altamente Honorable Señor.-
Estoy muy agradecido por la confianza muy especial y muy graciosa de su señoría, y por la de todo el Collegium más honorable: y como siempre es un gran placer para mí brindar a su culto mi servicio más voluntario, ahora más que Siempre me esforzaré por servir bien a su adoración y, de acuerdo con mi mejor habilidad, daré satisfacción en el examen que me pida. Le ruego, por lo tanto, que comunique esta resolución sin demora al muy distinguido Collegium. Y al mismo tiempo darles mis cumplidos más humildes y asegurarles mis debidos respetos por su especial confianza. También reconozco con humilde gratitud todos los inconvenientes que su honorable se ha tomado conmigo tanto ahora como en el pasado, y le aseguro que siempre sentiré la mayor satisfacción, mientras viva, al contribuir, muy honorable señor.
Su sirviente más obediente Joh. Scb. Bach”
Han pasado 302 años de todo aquello y seguramente mucho más que desconocemos, pero lo que sí tenemos bien conservado son algunas obras de Zachow que nos ofrecen una idea tremenda de lo muy versado que era este compositor en la música tanto vocal como de órgano. Dejemos que una cantata nos alumbre como seguramente le sucedió a Händel con tan distinguido maestro.

Cantata sobre el himno “Vom Himmel kam der Engel Schar” de Zachow, texto de Lutero:


Sobre este mismo texto Bach compuso la coral para órgano BWV 607 en su época de Weimar.